La cabeza es mi centro de comunicación, está vinculada a mi individualidad.

Frecuentemente se le llama el “centro de mando”. Por ella pasan todas mis emociones y todas mis comunicaciones, por vía de mis cinco sentidos. Si vivo dificultades o enfermedades de la cabeza, debo preguntarme si vivo un conflicto referente a mis pensamientos y mi vida espiritual o mi crecimiento personal. Esto se explica por el hecho que la cabeza está constituida por huesos que están hechos de un tejido duro y que simbolizan mi energía espiritual, y que estos huesos rodean el tejido blando y los fluidos, que simbolizan mis energías mentales y emocionales. Si ambos aspectos están en armonía, habrá fusión de mi cuerpo y de mi mente. Sin embargo, si la sangre que está en mi cabeza, no circula bien o si ejerce una presión, esto me indica que tengo dificultad en expresar o recibir el amor y todo sentimiento que me habita (porque la sangre transporta mis sentimientos en todo mi cuerpo). Mi cabeza recibiendo y expresando los diferentes aspectos de mi comunicación, lo mismo que las sensaciones e impresiones del cuerpo que las manifiesta exteriormente, aprendo a mantenerme abierto frente a mi entorno, a aceptar los mensajes que llegan a mis sentidos y a través de todo mi cuerpo para aprender las lecciones de la vida que me traerán un despertar espiritual mayor.

Hay varias causas a los dolores de cabeza. Por ejemplo, el estrés y la tensión cuando me esfuerzo tanto como pueda “para estar” de cierto modo o de “para hacer” tal cosa. El dolor de cabeza aparece frecuentemente cuando intento demasiado fuerte de realizar algo o cuando estoy obsesionado por esto que viene e inquieto por lo que me espera en el futuro. Vivo en este momento mucha ansiedad y preocupación. Así puedo reaccionar a fuertes presiones ejercidas por situaciones o acontecimientos que me rodean. Puedo vivir un sentimiento intenso de fracaso, duda, odio de sí que da vida a la crítica y, sobre todo la autocrítica. Estoy atrapado, “encajonado” en mi cabeza, no me gusta lo que veo, y me juzgo con severidad, dándome a mí mismo “golpes de cabeza”. El dolor de cabeza puede provenir también de la negación y de lasupresión de mis pensamientos y de mis sentimientos que creo inaceptables o desaprobados. O bien no tengo el valor de expresarlos, o sencillamente no los escucho, porque racionalizo, intelectualizo todo lo que vivo. “Esto está bien, esto está mal!”. Quiero quizás comprender demasiado, ir demasiado de prisa, querer saber o tener respuesta a mis preguntas en seguida. Pero el tiempo quizás no ha llegado aún y debo desarrollar mi paciencia y mi confianza en que todo sucede en el momento justo. El dolor de cabeza expresa también emociones negativas que están “atrapadas en la trampa”, en mi cabeza, tales como la inseguridad, el tormento, las ambiciones excesivas, la obsesión de ser perfecto, que causan una dilatación sanguínea. Finalmente, si tengo miedo de hacer frente a cierta realidad, podré encontrarme otro lugar en donde llevar mi atención y huir, esto siendo el dolor de cabeza. Un dolor de cabeza al nivel de la frente se referirá más a una situación en mi trabajo o vinculada a mi papel social pero si se sitúa lateralmente (cerca de las sienes), más bien es mi lado emocional (familia, pareja) el que está implicado. Cualquier sea la causa, el dolor de cabeza está directamente vinculado a mi individualidad y debo aprender a ser más paciente y más flexible hacía mí y los demás. “Mis ideas son cada vez más claras”, y aprendo a dar el lugar que corresponde tanto a mi intelecto como a mis emociones, para alcanzar el equilibrio. Entonces estaré más en armonía conmigo mismo, me sentiré la cabeza más liberada y ligera.

MIGRAÑAS

Las migrañas frecuentemente están asociadas a trastornos de la visión y
la digestión. Ya no quiero ver y no quiero digerir lo que sucede en mi vida.
Son angustias, frustración frente a una situación en la cual soy incapaz de
tomar una decisión. Puedo tener el sentimiento de algo que debe estar hecho o
realizado o que me está pedido. La migraña expone mi resistencia vinculada a
mi incapacidad de cumplir lo que me es pedido. Mi cabeza “sobre calienta” y
me hace daño sólo con la idea del objetivo por alcanzar que me parece
inaccesible. Mi cabeza se parece a un “presto”37, la presión siendo tan fuerte
que aún no sé cuál solución o cuál actitud adoptar. Hay conflicto entre mis
pensamientos, mi intelecto que está sobre cargado, mis necesidades y deseos
personales. ¿Me siento a la altura o tengo la sensación de ser incompetente,
sobre todo en el plano intelectual? Debo tomar consciencia de que estoy
huyendo de lo que me molesta o que siento incomprensión y una carencia de
amor por parte de alguien. Las migrañas pueden también estar vinculadas a
problemas sexuales tales como la represión desde la infancia, y que vuelven a
la superficie. Es como una lucha adentro mío, que se desenvuelve entre mis
pensamientos y mi sexualidad, esto me sube a la cabeza. Puedo tener la
sensación que es como si mi cabeza fuera a explotar. Debo comprender que,
cuando tengo una migraña, tengo una toma de consciencia por hacer. Debo
cambiar cosas y debo ser capaz de cambiarlas, es decir de pasar a la acción. Al
darme un tiempo de pausa la migraña, puede ser también un modo de lograr
más amor y atención. Dejo los acontecimientos fluir libremente en mi vida y
recibo a cambio alegría, paz, armonía.