Se termina el año y todos nos preparamos para recibir el 2011, propósitos, uvas, rituales para abundancia, “chones” rojos para el amor, lentejas y tantas cosas que hacen de esta fiesta siempre algo memorable.
Sin embargo la mayoría olvidamos que no es necesario esperar al cambio de año para hacer modificaciones en nosotros y nuestro vivir con el objetivo de mejorar. En lo personal este año estuvo lleno de retos, de muchas alegrías, de reencuentros, de despedidas y todo me mostró que cada amanecer es un despertar y un renacer.
Cada segundo es una oportunidad, en un segundo te puede cambiar la vida de manera permanente, dar un giro de 180 grados.  Cada segundo es una oportunidad para decir “TE AMO” o pedir perdón,cada segundo puede ser el momento ideal para amar y perdonar.
Nuestra vida esta hecha de segundos, no solo de “Años Nuevos” y a veces por esperar estas fechas nos perdemos de los maravillosos segundos que tenemos que pasan desapercibidos.
Vivimos en el pasado o el futuro y rara vez nos enfocamos en el presente. PRESENTE = REGALO.
El hoy es un maravilloso regalo de la vida, en donde podemos aprender a disfrutar de un paisaje de invierno sin esperar a la primavera, donde podemos usar ese vestido que guardamos para ocasiones especiales y esperar mas.
Cada segundo es para disfrutar y permitirte sentir hasta tristeza y no esperar a estar contentos, para sentirse confundidos y no querer huir de esa confusión, pues cuando te das permiso de sentir lo que hoy sientes te conectas contigo mismo, te reconoces y sanas.
Año Nuevo es para festejar, para irse de fiesta, pero cada segundo también lo es.
Cada día renaces, cada día eres una mejor versión de ti mismo, cada día empiezas, cada día terminas.
No te limites al tiempo, no limites tu sentir.
El sol se oculta cada día, sabiendo que volverá a salir mientras tanto le regala a la luna su luz.

FELIZ AÑO NUEVO!

¿Te gustaría que escribiera sobre algun tema?
Mandame tus comentarios y sugerencias, este espacio es para ti!