Cada día preguntémonos a nosotros mismos: Hoy ¿Qué puedo aportar a mi mundo? Eso incluye pareja; familia, colonia, trabajo, estado, país… a tu realidad en general. ¿Qué Sí puedo aportar? Y al encontrarlo, hacerlo. Así se da el crecimiento, no viendo qué me pueden dar o aportar, sino lo que YO puedo hacer.