Ser más que hermanos, ser más que amantes… ser almas gemelas es ser amigos
 
 
 
 
Dicen que el amor es una amistad con momentos eróticos, en lo personal considero fundamental que en una relación amorosa exista antes y durante la misma una muy sólida amistad. Está comprobado que la mayoría de las veces las relaciones más exitosas son aquellas que nacen de una amistad previa y esto es porque cuando somos amigos nos mostramos auténticos, tal como somos, con nuestros defectos y manías, con nuestras cualidades y éxitos. Cuando estamos en lo que comúnmente se le conoce “en plan de ligue” o cortejo, las 2 partes involucradas muestran (hasta inventan) sus mejores atributos ocultando los defectos y por lo mismo una parte de su verdadero ser. Esto causa la famosa “maldición de los 3 meses” que es el tiempo promedio que tarda una relación sin bases sólidas en disolverse pues es cuando por la convivencia y la baja de el enamoramiento que nos hace ver todo perfecto, empezamos a sentir desilusión y dudas con nuestra pareja y relación.
 
 Más esto no quiere decir que el empezar cómo amigos sea garantía de una relación armónica y exitosa, pues también solemos ir olvidando conforme la relación evoluciona, que la amistad y sus virtudes como la complicidad y comprensión, son pilares importantes. A un amigo lo aceptamos y amamos tal y cómo es, no intentamos cambiarlo ni moldearlo a nuestras expectativas ni deseos ni caprichos y nos entregamos porque nos nace hacerlo, no esperamos nada a cambio. Tristemente la mayoría de las relaciones terminan por estos motivos, se olvidan del amigo, del confidente y pierden a su pareja. La amistad en la relación es la garantía de envejecer juntos, pues cuando la pasión y el erotismo hayan pasado a segundo término, el diálogo y la ternura se volverán lo principal a compartir. La amistad es en si amor. La pasión le dará intensidad a tu relación, la amistad le dará profundidad, y esto quiere decir que amas a tu pareja y ¿Por qué no? Que se dan también la oportunidad de reenamorarse varias veces durante la relación.
 
Ahora, cuando por cualquier motivo se debe terminar la relación de pareja, existe la opción de mantener o hasta iniciar una relación de amistad. Muchas personas dicen que es imposible, sobretodo si fue una relación tormentosa o cuando alguna de las 2 partes sigue interesada en mantener viva a la pareja por lo difícil que sería ver a alguien que amas solo con ojos de amistad. “Ofrecer amistad a quien ama es cómo ofrecer pan a quien tiene sed”, es una frase popular pero, si de verdad se ama y existe madurez, podremos convivir como amigos con esa persona objeto de nuestro afecto pues el amor libera y no espera nada a cambio.
 
Hay personas que no están abiertas ni al diálogo para llevar de buena manera el término de una relación y mucho menos a llevar una amistad, esto es triste pues quiere decir que realmente no hubo amor auténtico ni amistad, porque por más lastimados que estemos considero que debe de haber respeto por lo que alguna vez se compartió y que nos hizo felices a menos que esto represente un peligro para nuestra integridad.
 
Una amistad siempre será un tesoro, es otra expresión del amor. De la amistad al amor no hay ningún paso, pues no existe uno sin el otro, lo que cambia es la intensidad y la expresión de la manifestación de los sentimientos y el tipo de vínculo que se quiere formar.
 
Cuéntame, ¿Cuál es tu experiencia?