Las redes sociales unen a los que están lejos pero también pueden alejar a los que están cerca.
 
Hace tan sòlo 5-6 años aùn nos sorprendìamos y hasta nos alarmàbamos cuando un ser cercano nos decìa: “Conocì a alguien por internet”, pero en la actualidad èsto es algo muy comùn y hasta aceptado. En el principio del auge de las redes sociales cuando HI5 y MySpace estaban de moda, empezò una reforma dentro de la comunicaciòn en internet y sobretodo en el aspecto de contactarnos con extraños, en muchos casos con la esperanza de encontrar a su media naranja, pues antes de las redes sociales que hoy la mayorìa usamos o hemos usado, el buscar pareja vìa internet por medio de chats y pàginas diseñadas para cumplir con este objetivo era catalogado como de “perdedores o feos”. Hoy en dìa cuando la mayorìa de usuarios hemos migrado a redes sociales como Facebook o Twitter en las cuales tambièn està la oportunidad de hacer negocios o publicidad han surgido nuevos temas de conflicto y hasta causales de ruptura en nuestras relaciones. Han surgido incluso nuevas etiquetas de conducta y còdigos sociales muy dañinos pues fomentan una mala comunicaciòn con las personas màs cercanas.
Un ejemplo es el famoso estado de nuestra relaciòn en Facebook, es impresionante cuantas personas supieron que su pareja habìa decidido terminar su noviazgo cuando el estatus del perfil fue cambiado de “En una relaciòn” a “Soltero/a” sin tomarse la molestia de avisar al otro involucrado directamente que su noviazgo habìa llegado a su fin o la creencia de que si la relaciòn no es anunciada en la red social entonces la relaciòn no es vàlida o peor aùn es por algo quiere esconder la persona que por cualquier motivo no cambia el famoso estatus. Otro castigo ya muy comùn es el “unfriend” (borrar de tu lista de amigos) en Facebook y el “unfollow” (dejar de seguir) en Twitter y si la situaciòn es màs grave sufriràs el màximo dolor de haber sido bloquedo/a, cayendo en un juego de manipulaciòn pues en la mayorìa de los casos las personas lo hacen con el afàn de dañar al otro e irònicamente dedican gran parte de su tiempo investigando, viendo el perfil de la otra persona buscando algo que lo/a pueda comprometer sin darse cuenta que sòlo estàn lastimàndose asì mismos.
Otra forma de comunicarnos que ha tomado fuerza en las redes sociales, son las famosas “indirectas” dònde por medio de la estrofa de una canciòn, una frase ya sea propia o de algùn personaje cèlebre hacemos saber a la otra parte de la relaciòn nuestro sentir en la mayorìa de los casos cargados con coraje. Las indirectas tambièn pueden ser por medio de fotografìas o gràficos donde cuidadosamente elegimos una imagen que le haga saber a nuestra ex o actual pareja que tenemos muchos/as admiradores /as rondàndonos para que vea que nos puede perder o que estamos ya con alguien “mejor”.
Todo esto es extremadamente dañino y destructivo pues fomenta el comunicarnos de una manera indirecta y los juegos sucios de manipulaciòn que solamente nos alejan y desgastan.
Nuestros perfiles en las redes sociales son un gran reflejo de lo que creemos, de lo que sentimos, de lo que pensamos pero extrañamente muy pocas veces de lo que en verdad somos, un ejemplo es la foto de perfil, hay fotografìas que muestran a personas tìmidas posando de manera sensual o personas que se sienten feas pero logrando alcanzar la meta de la belleza por medio de Photoshop y otros editores que logran cubrir lo que nosotros consideramos defectos. En las redes sociales solemos vernos atravèz de los ojos de los demàs, de nuestro ego. Es comùn encontrar frases y comentarios de adolescentes mostràndose duros con la sociedad pero que a la vez son un grito de auxilio. En el amor usamos internet y a las redes sociales como algo seguro para poder contactar con el perfil que màs nos guste y mostrar lo mejor de nuestra personalidad, a veces aunque sea fingido, con la esperanza de vivir una historia de amor digna de novela y si no funciona o no se quiere comprometer màs de la cuenta basta con borrar  un contacto de la lista.
Pero tambièn esta el riesgo de nosotros mismos crearnos la ilusiòn de una persona cuando empezamos el contacto con un prospecto prometedor pues lo moldearemos a imagen y semejanza de nuestros deseos y despuès cuando la convivencia real llegue culparemos al otro de habernos engañado.
La infidelidad cibernètica es otra de las causas de que muchas parejas den por terminada su relaciòn en la actualidad, pues solemos usar las redes sociales para cubrir tambièn nuestras carencias personales, usamos los “me gusta” de Facebook o retwits de Twitter como señal de aceptaciòn hasta cierto punto impersonal. La infidelidad cibernètica es otra gran muestra de la soledad que viven muchas personas en la actualidad siendo asì un medio màs fàcil de ocultar nuestras antes mencionadas debilidades y carencias personales.
Un problema ahora comùn surge cuando en el muro de una persona con compromiso aparece un comentario de una persona con la intenciòn de seducir o ejercer su rol sexual, faltando asì el respeto a las dos partes de la relaciòn y èste aumenta cuando el destinatario del comentario no pone los debidos lìmites.
El secreto està en darle la importancia merecida a las redes sociales ni màs ni menos y que cada acciòn que hagamos en ellas sea para sumar y no para restar.
  • Evitemos escondernos atràs de las indirectas incluyendo el buscar dar celos agregando y usando a terceras personas y si las recibimos no participemos de èste juego de manipulaciòn. Siempre serà mejor hablar directamente en una manera màs personal si es que tenemos algùn pendiente con alguna persona.
  • Evitemos las ofensas y discusiones a toda costa mediante las redes sociales. Recuerda que mientras màs mal hables de alguien peor hablaràs de ti.
  • Siempre establece lìmites y respeta tus relaciones, no hagas nada que no te gustarìa que te hicieran, la relaciòn es de 2 y cada decisiòn tomada solamente debe de involucrar a los participantes de la misma, tu lista de amigos y contàctos no tienen porque enterarse antes que tu pareja si terminaron.
  • Si vas a borrar o bloquear a una ex-pareja que sea solamente como parte del duelo sano de la ruptura, evita estar viendo su perfil e investigando que ha sido de su vida a dònde va y con quièn.
  • Un estatus en una red social no define una relaciòn, puede ser que tu pareja no le dè la misma importancia que tù a la red social , si tienes alguna duda pregùntale directamente.
  • No juegues con fuego, te puedes quemar.
  • Respeta siempre la privacidad de tu pareja, si tienes la necesidad de tener su contraseña es una gran invasiòn a su privacidad.
  • Si desconfìa de tu pareja hàzte tres preguntas ¿Està fundamentada esa desconfianza? ¿Còmo actùas tù en las redes sociales? ¿Què haces con alguien en quien no confìas? Cualquier situaciòn siempre es mejor confrontarla para encontrar la soluciòn.
  • Usa las redes sociales como distracciòn sana, con tiempo limitado, no como vida ùnica.
Por ùltimo y te puedo decir esto con toda sinceridad: EL AMOR SI SE PUEDE ENCONTRAR EN INTERNET, siempre y cuando seas honesto contigo mismo/a, con la otra persona (personas honestas atraen personas honestas) te des la oportunidad de mostrarte tal cual y que la otra persona lo haga sin querer molderalo a tus ideales y sobretodo no por estar en un mundo virtual dejes de vivir en el mundo REAL, su relaciòn como todas, enfrentarà pruebas y las bases y valores en los que estè construida tienen que ser reales y afines para que èsta crezca.
Actùa de manera que las redes sociales te acerquen con los que estàn lejos y te unan con los que estàn cerca.